Como refrescar una terraza en verano

1. Utiliza Plantas y Vegetación

La inclusión de plantas y vegetación en nuestro entorno es fundamental no solo por su belleza estética, sino también por los beneficios que aportan al medio ambiente y a nuestra salud. Al integrar plantas en interiores, podemos mejorar la calidad del aire, reducir el estrés y aumentar la sensación de bienestar en los espacios en los que habitamos.

Beneficios de incorporar plantas en interiores:

  • Purifican el aire: Las plantas absorben dióxido de carbono y emiten oxígeno, ayudando a limpiar el aire que respiramos.
  • Reducen el estrés: La presencia de plantas en entornos interiores se ha asociado con una disminución de los niveles de ansiedad y estrés.
  • Mejoran la productividad: Estudios han demostrado que tener plantas en la oficina puede aumentar la productividad de los empleados y la capacidad de concentración.

Al utilizar plantas y vegetación en nuestros espacios, no solo estamos decorando de manera sostenible, sino que también estamos contribuyendo a crear ambientes más saludables y agradables para vivir y trabajar.

2. Instala un Sistema de Riego Automático

Uno de los mayores desafíos al mantener un jardín hermoso es la consistencia en el riego de las plantas. Con un sistema de riego automático, puedes garantizar que tus plantas reciban la cantidad adecuada de agua en el momento adecuado sin tener que preocuparte por recordar hacerlo manualmente.

Ventajas de un Sistema de Riego Automático:

  • Ahorro de Tiempo: Al eliminar la necesidad de regar manualmente, tendrás más tiempo libre para disfrutar de tu jardín en lugar de preocuparte por su cuidado.
  • Ahorro de Agua: Un sistema automático puede ser programado para regar con precisión, evitando el desperdicio de agua al garantizar que las plantas solo reciban lo que necesitan.

Además, la instalación de un sistema de riego automático puede ayudar a mantener un jardín saludable y próspero, ya que las plantas recibirán el agua necesaria para crecer de manera óptima, lo que se traduce en un paisaje exuberante y vibrante.

3. Crea Zonas de Sombra

Crear zonas de sombra en tu jardín no solo proporciona alivio del calor durante los días calurosos, sino que también agrega un elemento visual atractivo a tu espacio al aire libre. Puedes lograr esta sombra con la ayuda de árboles de hoja perenne o caduca, pérgolas cubiertas de enredaderas o incluso toldos retráctiles.

Árboles de Hoja Ancha:

  • Los árboles de hoja ancha, como los robles o los tilos, brindan una sombra densa y refrescante en verano, ayudando a mantener fresco el área circundante.
  • Ubica estratégicamente estos árboles cerca de zonas de descanso o de juego para maximizar su efecto beneficioso.

Pérgolas con Enredaderas:

  • Las pérgolas, recubiertas con enredaderas como glicinas o rosales trepadores, crean una sombra parcial y añaden belleza con sus flores y follaje.
  • Estas estructuras también permiten una mayor flexibilidad, ya que puedes controlar la cantidad de sombra según la época del año.

4. Incorpora Elementos Acuáticos

Cuando se trata de diseñar ambientes relajantes y refrescantes, incorporar elementos acuáticos puede ser la clave para lograr el ambiente deseado. Desde fuentes y estanques hasta piscinas y jacuzzis, el agua aporta una sensación de calma y frescura que puede transformar por completo un espacio.

Además de su componente estético, los elementos acuáticos también pueden mejorar la calidad del aire al aumentar la humedad y ayudar a mantener la temperatura en espacios exteriores. Una fuente de agua en un jardín, por ejemplo, no solo añade un toque visual encantador, sino que también puede atraer vida silvestre y contribuir a la biodiversidad del entorno.

En el diseño de interiores, los elementos acuáticos como paredes de agua o acuarios integrados pueden servir como puntos focales y dar un toque de sofisticación al espacio. La combinación de luces y reflejos que produce el agua puede crear efectos visuales únicos y añadir dinamismo a la decoración.

5. Opta por Muebles Ligeros y Transpirables

Al elegir los muebles para tu hogar, es importante considerar la ligereza y la capacidad de transpiración de los materiales. Los muebles ligeros son más fáciles de mover y reorganizar, lo que facilita la limpieza y la renovación de la decoración sin mucho esfuerzo.

Además, los muebles transpirables permiten una mejor circulación del aire, lo que ayuda a mantener un ambiente fresco y saludable en tu hogar. Los materiales como el mimbre, el rattan o ciertas telas naturales son excelentes opciones para lograr esta ventilación adecuada.

Cuando los muebles son ligeros y permiten la transpiración, también contribuyen a una sensación de amplitud en los espacios, evitando que se vean saturados o pesados. Esta elección puede ser especialmente beneficiosa en ambientes pequeños, donde cada centímetro cuenta.

Deja un comentario


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.